• Sábado, 23 de Septiembre de 2017
  • Actualizado 02:17

SANGÜESA

La factura electrónica llega al Ayuntamiento de Sangüesa

Los proveedores del consistorio podrán generar y enviar sus facturas a través de una nueva herramienta diseñada por Animsa.

El Ayuntamiento de Sangüesa entiende que “la implantación de la factura electrónica es un proyecto que aporta importantes beneficios, no sólo para su gestión interna, sino también para sus proveedores”. Por eso “asume el reto de generalizar y potenciar el uso de este tipo de factura”.

Explica el consistorio a través de su web que se han adecuado las herramientas informáticas y también se ha comenzado a promocionar el servicio entre los proveedores del Ayuntamiento.

Sangüesa ha contratado varios servicios de Animsa, que tiene programadas diferentes herramientas específicas. Entre ellas destaca la aplicación online para generar y enviar facturas y un espacio informativo. Más adelante, además, se celebrará una charla informativa donde se explicará a los proveedores interesados el funcionamiento de estas nuevas herramientas y sus ventajas.

“Este Ayuntamiento quiere convertirse en un referente”, destacan en la web municipal. “El objetivo fundamental es mejorar los procedimientos de pago y aportar agilidad, eficacia y eficiencia en la gestión administrativa”.

¿QUÉ ES UNA FACTURA ELECTRÓNICA?

Se trata de un documento tributario generado por medios informáticos en formato electrónico. No tiene nada que ver con una factura en formato PDF o escaneada. Reemplaza al documento físico en papel, pero conserva el mismo valor legal. Contiene los mismos datos que una factura ordinaria y necesita del uso de un certificado electrónico que puede solicitarse a través de la web de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre (FNMT) www.fnmt.es.

VENTAJAS DE USAR LA FACTURA ELECTRÓNICA

Entre las ventajas que aporta el uso de este tipo de facturas frente a las de papel está el ahorro económico. Según la información disponible en la web del Ayuntamiento de Sangüesa, este servicio genera un ahorro al emisor de 2,85 euros por factura y de 2,86 euros por factura al receptor. El mayor ahorro se debe a no necesitar impresión, sobre, envíos, etc.

Además, la factura electrónica es segura y transparente. Es inalterable durante su envío y permite verificarla y seguirla. El procedimiento se simplifica, evitando archivarlas físicamente, confirmar su recepción o su contabilidad manual, además de ganar tiempo.