• Jueves, 23 de Noviembre de 2017
  • Actualizado 08:43

DROGAS

Policía Foral de Sangüesa interpuso 40 denuncias en 2015 por tenencia o consumo de drogas en la vía pública

En el conjunto de Navarra las actuaciones ascienden a 2.334 denuncias.

Aumentan las incautaciones de speed (anfetamina) respecto a las de cocaína.

Una incautación de Policía Foral | Foto: Policía Foral
Una incautación de Policía Foral | Foto: Policía Foral

El cuerpo de Policía Foral denunció administrativamente en 2015 a 2.334 personas que fueron sorprendidas consumiendo o en posesión de drogas en la vía pública, infracción que está tipificada como grave en la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana.

La mayoría de las actuaciones correspondieron a la Comisaría de Pamplona, con 1.042 casos, el 44,64% del total. Le siguen las realizadas por Elizondo, con 451; Tudela, con 286; Tafalla, 260; Estella, 154; Alsasua, 101; y finalmente Sangüesa, con 40 denuncias (1,71%). En cuanto a las drogas con las que estaban relacionadas las actuaciones, en más de la mitad de los casos se trataba de marihuana (1.283 casos), mientras que en 452 se debió a tenencia o consumo de hachís. El speed y la cocaína motivaron 286 y 116 denuncias respectivamente. 

Todos los expedientes fueron remitidos a la Dirección General de Interior, desde donde se inicia un procedimiento sancionador que puede conllevar una multa mínima de 600 euros (300 si se hace efectiva).

LA CRISIS TAMBIÉN SE NOTA EN EL MERCADO DE LA DROGA

De las denuncias de 2015 se extraen tres conclusiones en relación a las drogas. En primer lugar, aumentan las incautaciones de speed (anfetamina) respecto de las de cocaína, una circunstancia relacionada directamente con la crisis económica: mientras que la primera puede adquirirse desde 15 euros/gramo, la cocaína llega a los 40-50 euros/gramo.

Han descendido, también, las incautaciones de hachís en favor de la marihuana. En este caso, a las causas económicas (5-6 euros/gramo), habría que añadir que el acceso a la marihuana es más fácil. Muchos consumidores son sus propios cultivadores, convirtiéndose en una sustancia de consumo diario y no ocasionado como las anfetaminas o la cocaína.

La heroína sigue estancada en su consumo, tanto porque se dirige a un público restringido como por su elevado precio, que ronda los 50-60 euros/gramo.

DENUNCIAS Y FALTAS

En cuanto a denuncia policial, los agentes actúan ante delito siempre y cuando puedan probar que se está produciendo el tráfico de cualquier sustancia prohibida, independientemente de la cantidad. Minestras que la infracción administrativa, que se traduce en una multa, se refiere sólo a actuaciones contra la tenencia y consumo en vía pública, establecimientos o transporte público. 

Desde el Gobierno de Navarra explican que también se consideran faltas graves "la ejecución de actos de plantación y cultivo ilícitos de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas en lugares visibles al público, cuando no sena constitutivos de infracción penal". Y ponen un ejemplo: la planta de marihuana que se ve desde la calle en un balcón. Dentro de las faltas graves también estaría "la falta de diligencia en orden a impedir el consumo por parte de los propietarios, administradores o encargados de establecimientos", como en el caso de un bar que permite a sus clientes el consumo e incluso el menudeo.

PLAN NACIONAL SOBRE DROGAS

En 2013 Navarra se sumó al Plan Nacional sobre Drogas. Desde entonces agentes de Seguridad Ciudadana de la Policía Foral han realizado labores preventivas y paliativas relacionadas con la vigilancia de centros escolares. En 2015, por indicaciones de la Secretaría de Estado de Seguridad, se intensificaron las acciones en cuatro épicas del año: inicio de curso, Navidad, junio y verano. La Policía Foral estableció una actividad constante, sobre todo en aquellos centros más problemáticos, según la información de sus responsables.

En estos casos el patrullaje, de uniforma o de paisano, se completa con la unidad canina. En caso de control positivo, se informa al centro y a los padres o tutores si se trata de menores, y se interpone la correspondiente denuncia. El Gobierno Foral recuerda que también es sancionable el consumo compartido: no sólo se denuncia a quien en el momento del control está en posesión del estupefaciente, principalmente en actitud de ser consumido, sino al resto de las personas del grupo.